El PIVE sale adelante con los fondos mermados y nuevas condiciones

| 0 comments

Los fabricantes y concesionarios han logrado una primera victoria sobre las dudas del Gobierno para ampliar el plan PIVE. El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes una nueva edición del programa, dotado con 175 millones de euros, después de que hace dos semanas el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, cuestionase este instrumento por servir de estímulo a las importaciones. El Gobierno tenía pocas opciones: la extensión del plan anterior hasta finales de 2014 se realizó con cargo a la dotación del PIVE 7 que se ha aprobado este viernes. De los 175 millones anunciados, según cálculos del sector divulgados por Europa Press, ya se han registrado cerca de 130.000 reservas provisionales, con lo que ya estarían comprometidos 130 de los 175 millones presupuestados. Otra cosa es que esta pueda ser la última prórroga de los estímulos, una posibilidad que ya se baraja en el sector.
El Ejecutivo ha puesto nuevas condiciones para achatarrar con ayudas los coches de más de diez años de antigüedad: a partir de ahora se exigirá una titularidad previa de 12 meses del vehículo y se pedirá que el coche a entregar tenga la ITV en vigor. Con estas modificaciones se pretende reforzar, según el sector, “la eliminación de los vehículos circulantes más antiguos”. El anuncio, realizado por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, da continuidad a las ayudas directas de 2.000 euros, de los que 1.000 los aporta el Estado y el resto el fabricante, marca o punto de venta. Si el vehículo que se quiere adquirir es para un discapacitado o para familias numerosas (de siete plazas) la ayuda se eleva hasta 3.000 euros. De acuerdo con los datos dados por la vicepresidenta, con las ediciones anteriores del PIVE se han logrado renovar más de 715.000 vehículos.
Frente a las críticas sufridas por el PIVE, en el sentido de que está financiado el crecimiento de importaciones y está afectando negativamente a la balanza comercial, fuentes del Ministerio de Industria señalan que “aunque a priori cabría deducir esto, lo cierto es la realidad es distinta. Por un lado, el deterioro del saldo comercial, siempre en positivo, de los vehículos ha sido solo de un 6,3 % con respecto al año anterior, muy por debajo de los deterioros del saldo para bienes de consumo duradero, un 41,6% o para las manufacturas de consumo, un 37,3%”. Las mismas fuentes no ven lógico responsabilizar a los estímulos del deterioro de la balanza comercial. Por otro lado, el departamento que dirige José Manuel Soria cree que “el plan ha impulsado el mercado made in Spain en España, que ha crecido un 25,3% en 2014 frente al 18,4% del mercado total. Seis de los diez vehículos más vendidos han sido fabricados en España. Con todo ello, la cuota del mercado nacional ha aumentado hasta representar el 23,1%. Casi uno de cada cuatro coches que se vende en nuestro país, se fabrica en España”.
Los fabricantes defienden que los incentivos han generado riqueza por su efecto tractor de la economía, ya que todas las plantas se apoyan en empresas de distribución, componentes e intermediación financiera, con el consiguiente reflejo en el empleo. Según la Encuesta de Población Activa, la fabricación de vehículos y componentes se sitúa entre los diez primeros sectores que más puestos de trabajo crearon en el año 2014. Ese año las plantas españolas recibieron el encargo de ensamblar 13 nuevos modelos, lo que llevó aparejada una inversión de 2.000 millones de euros.
Otro de los argumentos lanzados este viernes por la patronal tiene que ver con la edad media de los vehículos que circulan por las carreteras españolas, que supera los 11,3 años de antigüedad. “El Plan, además de potenciar la eficiencia energética y la calidad del aire, tiene un efecto directo en la renovación del parque de vehículos y a su vez se reflejará en una mejora de la seguridad vial”, dice ANFAC.

www.elpais.com

Deja un comentario

Required fields are marked *.