Los talleres españoles son los que menos coches reparan de la Unión Europea

| 0 comments

“Las empresas son conscientes de que tienen que aprovechar mejor los recursos, ya que no se puede competir sólo bajando los precios en un mercado sobredimensionado”. Miguel Ángel Aguilar, director de Motortec Automechanika, resume así el gran reto al que se enfrenta el sector español del automóvil, del que se presentará hoy, en el marco de esta feria, un estudio sobre su futuro.
En particular, el exceso de oferta es evidente en los talleres de reparación, de los que un 40% sobrarían de aquí a 2017 según un estudio de la consultora Audatex. Estarían en peligro 17.000 talleres de 45.000 y unos 50.000 empleos. Se trata de un problema estructural ya que el ratio de vehículos por taller en España es muy inferior al de otros países del entorno. Por ejemplo, es la mitad que en Reino Unido y casi un 40% inferior al de Francia.
La cuestión tiene que ver también con el boom de los negocios independientes o multimarca, que supone el 86% de los establecimientos, por el 14% que forma parte de los concesionarios. Aunque esas proporciones no se mantienen en facturación, ya que los servicios oficiales atienden esencialmente a coches con muy pocos años, sujetos todavía a garantía y cubiertos por pólizas de seguro a todo riesgo. Mientras, los talleres de cadenas rápidas se concentran en las operaciones de mantenimiento más sencillas.
Por ejemplo, los trabajos de posventa realizados en las redes oficiales durante 2014 representaron unos ingresos de 3.759 millones, el 38% del total. Un dato que apenas ha variado en los últimos cuatro ejercicios.
La facturación del pasado año ascendió a 9.698 millones, con un retroceso del 4,1% que supuso la séptima caída anual consecutiva aunque inferior a las de años previos.
La explicación hay que buscarla principalmente en que las ventas, aunque subieron en 2014, todavía son insuficientes para limpiar el parque de coches viejos. Hoy existen 11 millones que pasan de los 10 años. Estos vehículos, que el pasado año representaron el 28% de las entradas a taller (10 puntos más que en 2007), son los vehículos que menos beneficio dejan. Y eso cuando entran, porque muchos de sus dueños posponen la reparación (sobre todo de chapa), no la llevan a cabo o la derivan hacia talleres ilegales.
En este contexto, no se prevé que la situación remonte hasta 2016, aunque desde el sector ya se plantean alternativas a más largo plazo. Por ejemplo, Audatex estimaba qué medidas de aumento de la competitividad, como automatizar todas las fases del ciclo de reparación de un automóvil, podrían reducir en un 15% los costes de la posventa. En todos los talleres de concesionarios, el ahorro logrado con esta medida alcanzaría los 752 millones de euros.
Asimismo, la semana pasada, la asociación de vendedores y reparadores Ganvam presentaba el llamado Plan 360 de impulso a la posventa con el que estima que el sector podría incrementar sus ingresos anuales en un 10%. La estrategia propone medidas como reducir el IVA que pagan las reparaciones relacionadas con la seguridad, liberalizar por fin las ITV para poder acceder a este negocio, fortalecer su posición respecto a las aseguradoras o crear un registro oficial de talleres que permita identificar rápidamente aquellos que actúan al margen de la ley, o no pagan sus impuestos.
Se estima que esta actividad ilegal es llevada a cabo por unos 10.000 establecimientos, en los que se realizan el 20% de las operaciones anuales con unas pérdidas de hasta 1.000 millones de euros al año.

www.expansion.com

Deja un comentario

Required fields are marked *.